Propósito

Propósito de Dios

Todas las cosas que existen son sustentadas por el poder, placer y plan del Dios trino (Efesios 1:1), y esto tiene el propósito de mostrar la belleza de su Gloria. Dios crea, llama, rescata, redime, salva, restaura, restringe y garantiza todo lo que ha dicho hasta el fin con el propósito de ser adorado. Su deseo, el cual cumplirá, es que el conocimiento de su Gloria cubra la tierra como las aguas cubren el mar (Habacuc 2:14). El propósito de Dios en su creación es la manifestación de su magnificencia. Su misión es su Gloria.

 

La gloria de Dios es la expresión pública del infinito valor de quién es Él y lo que hace. Su propósito es ser conocido, adorado y disfrutado en su naturaleza y carácter. Reconocer a Dios como supremamente valioso, digno y espléndido es la mayor dicha del ser humano.

 

Propósito de la Iglesia

El propósito por el cual Jesús estableció la iglesia es glorificar a Dios por medio del discipulado a través del evangelio de Jesucristo. El propósito de Dios y el propósito de la iglesia están intrínsecamente relacionados. Si Dios busca ser glorificado a través de la redención de la humanidad, entonces el propósito de la iglesia se orienta alrededor de la Gloria de Dios a través del ministerio de la reconciliación.

 

El propósito de la iglesia está establecido en 2 Corintios 5. Somos embajadores de la reconciliación a un mundo que muere en pecado y destrucción.

 

Propósito de Iglesia Cristiana Vida

En Iglesia Cristiana Vida, declaramos la razón de nuestra existencia así:

 

Vivimos para la Gloria de Dios a través de la persona y obra de Jesucristo

 

Deseamos formar discípulos de Cristo a través de las enseñanzas de las Sagradas Escrituras; las cuales moldean nuestra adoración, comunidad, servicios, procesos de formación y evangelismo.

 

¿Cómo vivimos para la Gloria de Dios?

Creemos que la Biblia es la autoridad única y final sobre el discípulo de Jesucristo. Por eso, nuestra fe, práctica y verdad vienen solamente de ella. Nuestro interés es glorificar a Dios como Él desea ser glorificado en la revelación de su voluntad en las Sagradas Escrituras.

 

Por eso, nos apegamos a principios que practicamos de acuerdo a su Santa Palabra.

 

 

“Vivimos para la Gloria de Dios a través de la persona y obra de Jesucristo”

Vivimos para que Dios sea exaltado porque fuimos creados por Dios para glorificarle en todo lo que hacemos; por eso nuestra forma de pensar, vida y cada acción que hacemos le honrará (Romanos 11:36, Isaías 43:7, 1 Corintios 10:31).

No podemos agradar a Dios si no es por medio de Cristo Jesús. Solo siendo aceptados en la persona de Cristo y por sus obras, podemos tener paz con el Padre para vivir una vida que le agrade por la santificación del Espíritu Santo (Romanos 5:1, Hechos 10:36).

Solo siguiendo las cosas que Él nos ha enseñado podremos glorificarle en todo lo que hacemos, pues su mandato fue enseñar todo lo que Él transmitió y modeló a los apóstoles (Mateo 28:18-20).

 

Principios de Nuestra Iglesia

Creemos la Palabra de Dios; porque ella es verdadera, autoritaria y suficiente en temas de fe y práctica de la fe; por lo que no haremos nada que este fuera de ella o sus verdades (Salmos 19:7-11, 2 Timoteo 3:16).

 

Oramos antes de todo porque no importa la decisión o la circunstancia que estemos pasando, creemos que Dios escucha nuestras oraciones y Él nos guiará en toda situación (Salmos 145:18, Hebreos 4:16).

 

Somos una familia porque Dios nos mandó a vivir en comunidad; por eso somos unidos y hacemos vida juntos, nos edificamos unos a otros y nos ayudamos en la dificultad (Hechos 2:46-47, Salmos 133:1).

 

Fortalecemos la familia porque creemos que Dios la estableció como el centro de la sociedad y es el lugar de amor, fortaleza y refugio para las personas; por eso, haremos lo necesario para edificar familias sólidas (Proverbios 22:6, Éxodo 20:12).

 

Hablamos palabras de amor, fe y esperanza porque Dios nos mandó a hablar solo palabras de edificación para los demás. (Efesios 4:29, Mateo 12:35-37).

 

Invertimos en las Nuevas Generaciones porque sabemos que es nuestra responsabilidad que las nuevas generaciones conozcan de Cristo y la verdad; por eso haremos lo necesario para apoyarlos e incluirlos en la iglesia (Proverbios 22:6, Eclesiastés 12:1).

 

Instruimos con amor, misericordia y verdad porque todos recibimos gracia y misericordia de Dios y así la daremos a los demás; por eso, te acompañaremos en tu caminar espiritual hasta alcanzar la plenitud de Cristo en tu vida (Mateo 10:5-8, 1 Corintios 9:24).

 

Te ayudamos a conocer y vivir tu propósito porque creemos que Dios diseño buena obras para cada persona; por eso, te ayudaremos a que Dios te muestre tu propósito y a vivirlo en tu vida (Efesios 2:10).

 

Somos generosos, pues creemos que todo lo que tenemos fue dado por Dios para bendecirnos y para bendecir a otras personas. Creemos que en la medida que sembramos, así cosecharemos (2 Corintios 9:6-15).

 

Predicamos las buenas nuevas porque es un mandato de nuestro Señor Jesucristo para salvación del que cree. Vivimos de acuerdo al evangelio que predicamos con nuestra boca (Romanos 1:16, 2 Juan 1:6).

 

Hacemos discípulos de Jesucristo, pues a través del discipulado, nuestras vidas serán semejantes a Jesucristo y mostraremos a Dios como lo más valioso y hermoso en nuestras vidas (Mateo 28:18-20).